Especial segundo año de gobierno

Un balance del sector tributario

Lourdes C. Montesdeoca

Sin bien histórica y culturalmente, a todos nos causa rechazo la sola idea de pagar impuestos, hoy en día debemos ser conscientes de que, como lo señala Wendell Holmes “los impuestos son el precio por vivir en una sociedad civilizada”.  Además, tanto los Estados modernos como los organismos multilaterales, consideran a los tributos no sólo como instrumentos que permiten recaudar recursos para el presupuesto general[1], sino que también se los puede utilizar para 1. redistribuir los ingresos que el mercado los asigna de manera desigual (Bourguignon & Spadaro, 2006).  y 2. incentivar o disuadir ciertos comportamientos en los contribuyentes (Saez, 2004).

Con esto en mente, cabe preguntarse ¿cuál ha sido la política tributaria que ha guiado al gobierno nacional en los últimos dos años? En principio la respuesta es ninguna política articulada y coherente. Y, como sabemos, la no política ya es una política en sí misma. Lo cuál es hasta coherente con la ideología económico-política que profesa el presidente y su corte de libertarios. Como prueba de ello basta citar al excolaborador de gobierno Aparicio Caicedo, quien señalaba “hagan dinero y llévenlo a paraísos fiscales” y que “evadir impuestos no es un delito, es una obligación ética”. Tampoco es cosa menor señalar que el mismo presidente comenzó su mandato con el entramado offshore de paraísos fiscales, mismo que contempla una posible red internacional de empresas para la evasión de impuestos. Escándalo denominado por la prensa internacional como pandora papers.

En la práctica, aunque sea de manera desarticulada e incluso improvisada, sí se han realizado reformas al sistema tributario ecuatoriano. Reformas tributarias que han afectado principalmente a la clase media y han mantenido una estructura tributaria regresiva[2]. En el balance agregado resulta que, por un lado, aumentó la recaudación tributaria con ciertos impuestos, tal es el caso del impuesto a la renta de personas naturales y, por el otro lado, redujeron dicha recaudación, tal es el caso del impuesto a la salida de divisas.

Gráfico 1. Total recaudación tributaria trimestral 2000-2022 Gráfico 2. Recaudación por tipo de impuesto 2019-2022

Elaboración: Autora

Fuente: SRI (2023)

Los dos cambios más relevantes en materia tributaria son:

1. Reducción del Impuesto a la Salida de Divisas -ISD-

El actual ministro de economía y finanzas, Pablo Arrosemena Marriot, presenta esta reducción como un logro, puesto que fue promesa de campaña y “Eliminar ISD fortalece bolsillo ciudadano e impulsa reactivación” (sic). Es así como, el tipo impositivo se ha reducido del 5% al 4% y seguramente va a continuar esa reducción en los siguientes años. El impacto recaudatorio no puede ser medido de manera directa, sino de manera comparativa. Así, por ejemplo, tenemos las variaciones del IVA e ICE a las importaciones que son aproximados al total de transacciones comerciales del exterior, mismas que aumentaron considerablemente de 2021 a 2022, en tanto que el ISD creció levemente, en apenas 5%. En términos redistributivos o de progresividad del sistema, sus efectos son nocivos, puesto que menos del 4% de la población realiza compras en el exterior o directamente saca grandes cantidades de divisas. La inmensa mayoría de las familias y ciudadanos de a pie no nos hemos beneficiado directamente de dicha rebaja.

Gráfico 3. Variaciones del IVA, ICE e ISD 2019-2022 Gráfico 4. Recaudación total del IVA, ICE e ISD 2019-2022

Elaboración: Autora

Fuente: SRI (2022)

2. Aumento del Impuesto a la Renta de personas naturales

Sin lugar a duda, la reforma que más malestar ha causado en la ciudadanía ha sido la que redujo las deducciones de los gastos personales, amplió las franjas para el impuesto a la renta de personas y en consecuencia aumentó el pago del impuesto a renta de personas naturales. Dicha reforma entró en vigor por el ministerio de la ley, el 29 de noviembre de 2021. Con esta reforma se buscaba recaudar más de 1900 millones de dólares adicionales en los siguientes dos años 2022 y 2023. Situación que ha causado malestar en los contribuyentes sobre todo aquellos en relación de dependencia, debido a que son los contribuyentes que ya pagan sus impuestos a quienes les han subido. Concretamente se subió el impuesto a la renta para las personas que ganaban más de USD 2000 al mes. El mayor malestar viene del hecho de que en contrapartida, no se han tomado medidas adecuadas en la dirección de reducir la elusión y evasión fiscal o al menos de ampliar la base de contribuyentes hacia quienes realizan actividades denominadas como autónomas y/o informales.

Conclusión

Desde el punto de vista del diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas, la política tributaria del régimen de Guillermo Lasso durante los dos años de mandato puede ser catalogada como desarticulada e improvisada. Sin embargo, sí ha cumplido con al menos una de sus ofertas de campaña: reducir impuestos para su circulo cercano. Pero, contrario a una visión liberal, ha aumentado los impuestos a quienes ya los pagan, afectando principalmente a la clase media. Por otro lado, en lugar de seguir los preceptos éticos y morales en materia tributaria, o al menos contemplar las directrices y políticas de organismos internacionales que recomiendan combatir la elusión y evasión fiscal, se ha hecho de la vista gorda, no por casualidad sino por conveniencia personal y de grupo.

Referencias

Bourguignon, F., & Spadaro, A. (2006). Microsimulation as a tool for evaluating redistribution policies. The Journal of Economic Inequality4, 77-106.

Pritchett, L., & Aiyar, Y. (2015). Taxes: Price of Civilization or Tribute to Leviathan?. Center for Global Development Working Paper, (412).

Saez, E. (2004). Direct or indirect tax instruments for redistribution: short-run versus long-run. Journal of public economics88(3-4), 503-518. Servicio de Rentas Internas (2023) Estadísticas de Recaudación. Descargado de: https://www.sri.gob.ec/nl/estadisticas-generales-de-recaudacion-sri


[1] Presupuesto que sirve para producir bienes y servicios públicos, tales como la salud, la seguridad o la educación en todos sus niveles, incluida la educación superior.

[2] Lo que significa que los impuestos indirectos tienen mayor peso en la composición de la recaudación tributaria con el 54%, frente al 46% de contribución de los impuestos directos.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s